Ocho pesos por viajar en chatarra, solo en Oaxaca

Juan Antonio Ilescas

Los ocho pesos que paga un usuario del transporte de urbano en Oaxaca no va de la mano con el servicio que prestan estas unidades, pues más de la mitad de casi el millar de camiones que circula en la capital y zona conurbada, está en pésimas condiciones, además de incumplir con el tiempo de vida de 10 años que exige la Secretaría de Movilidad (SEMOVI).

Foto: cortesía

Usuarios entrevistados en la capital coinciden en que además del mal estado de los vehículos, el trato que reciben de los conductores no es el adecuado, pues muchos son groseros con el pasaje.

Al igual que los taxis foráneos, los camiones del transporte urbano son los que generan el mayor conflicto vehicular en la capital, pues se detienen a cargar y subir pasaje donde se les ocurre.

Así es como se expresan José y Viviana, estudiantes de la Preparatoria Cinco, quienes a diario utilizan los camiones urbanos para trasladarse de Santa Rosa a la calle de Miguel Cabrera y Periférico, donde estudian. En más de una ocasión les ha tocado sufrir malos tratos de los conductores que se molestan al tener que aplicarles el descuento por ser estudiantes.

En la ciudad y la zona conurbada circulan 911 unidades de las empresas Transportes Urbanos de la Ciudad de Oaxaca, Transportes Urbanos y Suburbanos Guelatao, Choferes del Sur y Express de Antequera, además de otras más que cubren rutas de Arrazola, Cuilápam de Guerrero, Zaachila, Santa Cruz Amilpas y San Antonio de la Cal hacia la Central de Abasto.

Son alrededor de 80 rutas las que se dividen estas empresas, sin embargo, cerca de la mitad de los camiones no están en condiciones para brindar el servicio de pasaje.

Daniel Chávez recordó que hace algunos años había una diferencia el costo del servicio de los camiones del transporte urbano iba de acuerdo al modelo de las unidades, pero ignora en qué momento la autoridad autorizó unificar las tarifas.

En el recorrido que hizo MVM Noticias para constatar el mal estado de los camiones de transporte público se encontró con unidades con asientos rotos o ausencia de estos, neumáticos lisos y sobrecupo en horarios “pico”.