FALP y edil de Loxicha buscan poner de rodillas al Estado

Juan Antonio Ilescas

Autoridades municipales de San Agustín Loxicha, Pochutla, e integrantes del Frente Amplio de Lucha Popular pretenden poner de rodillas al Estado, exigiendo la anulación de dos órdenes de aprehensión obsequiadas por un Juez en contra de un par de presuntos asesinos que operan en esa zona del Estado.

De no obtener la anulación de las órdenes de captura en contra de los presuntos sicarios, la autoridad municipal encabezada por el edil Galdino Enríquez y el líder del FALP, Tomás Martínez, anuncian bloqueos y manifestaciones en la Ciudad de Oaxaca.

Foto: cortesía

A través del chantaje político y social, buscan impunidad para los dos individuos que habitantes de San Agustín Loxicha han denunciado de ser responsables de varias ejecuciones en la Sierra Sur.

La postura del FALP y el presidente municipal, Galdino Enríquez es tajante, no dan espacio a negociación pues lo que pretenden es que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca no ejecute las órdenes de captura contra los dos involucrados en asesinatos.

Desde el surgimiento del Ejército Popular Revolucionario en el año 1996, el pueblo de San Agustín Loxicha ha vivido intimidación y decenas de asesinatos.

El FALP es una organización filial a la sección 22 de la CNTE, a la que en su momento la autoridad judicial relaciono con el grupo armado que nació en San Agustín Loxicha y que cometió ataques brutales contra policías y marinos en Tlaxiaco, Huatulco y Macuilxóchitl.