Humilde ofrenda en memoria de comerciante ejecutado en La Merced

Juan Antonio Ilescas

Seis veladoras blancas, flores y un moño negro que representa duelo, fueron colocados en el local de venta de plantas medicinales donde el domingo pasado fue ejecutado su propietario.

Los comerciantes del mercado de La Merced, uno de los más antiguos y representativos de Oaxaca lamentan el asesinato de su compañero pero saben que la vida sigue y deben continuar trabajando.

A estos hombres y mujeres que se ganan la vida de forma honesta con la venta de legumbres, carne, abarrotes, ropa, alimentos y plásticos les preocupa la violencia que alcanzó a Héctor López.

No saben los motivos de este crimen cometido a plena luz del día y ante un tumulto de personas que realizaban sus compras.

Solo esperan que las autoridades hagan su trabajo y que además de proporcionar seguridad, también investiguen y aclaren este crimen.