Atracos y vacaciones, conducta normalizada en futuros maestros

Juan Antonio Ilescas

Previo a los periodos vacacionales o fines de semana largos, los estudiantes normalistas recaudan dinero usando métodos criminales como el robo, la extorsión y el chantaje, tal y como comenzaron a hacerlo esta semana.

El lunes y martes secuestraron autobuses del transporte urbano en la ciudad de Oaxaca y se trasladaron a la caseta de cobro de San Pablo Huitzo, ubicada en la autopista de cuota Oaxaca Cuacnopalan, para atribuirse la titularidad en el cobro de peaje.

Automovilistas y transportistas pagaron más de lo que establece la tarifa, pues los normalistas fijaron una tarifa mínima de 100 pesos por vehículo pequeño y hasta 200 y 300 pesos por camión de carga o pasaje.

El acompañamiento a estos actos fue la violencia, pues los futuros maestros se cubrieron el rostro y usaron palos y tubos metálicos para amedrentar a quienes trataban de oponerse al pago de la cuota que impusieron.

Este miércoles, volvieron a los atracos, reteniendo y secuestrando camiones de reparto, para saquearlos, bajo el amparo de la captación de ayuda para normalistas chiapanecos.

Refrescos, pan, frituras y cervezas fue el botín que obtuvieron los normalistas durante los atracos perpetrados frente al Centro Regional de Educación Normal (CRENO), en la avenida San Felipe del Agua.

Estas conductas son repetitivas cada que se acerca un periodo de descanso, pues les sirve para obtener dinero para visitar sus comunidades de origen.