A pesar de graves carencias, primaria de Oaxaca es ejemplo para enfrentar desnutrición escolar

Juan Antonio Ilescas

El alto grado de desnutrición que hay en alumnos de la primaria “Hermano Flores Magón” motivó a autoridades municipales y profesores a emprender programas emergentes para atender esa grave necesidad, por lo que ahora 90 niños y niñas recibirán una dotación diaria de alimentos, además de estar involucrados en la producción de pepino, jitomate y otras hortalizas que formarán parte del plato del buen comer.

Así lo reconoció Felipe Santiago Bautista, director de la institución compuesta de seis paupérrimas aulas construidas de lámina y madera, piso de tierra y que por si fuera poco también carece de agua y luz, y donde no existen las condiciones más elementales para que los niños y niñas puedan concretar su formación escolar.

Aun así, este año egresa la primera generación de alumnos que se formó después del conflicto de 2006 y que a pesar de las adversidades ha recibido el impulso de los docentes.

La escuela “Hermanos Flores Magón” se encuentra ubicada en Pueblo Nuevo y no solo las graves necesidades es lo que la identifica, también resalta el trabajo que hacen maestros y padres de familia que con el apoyo del sistema DIF Municipal de Oaxaca de Juárez a cargo de Patricia Benfield, construyeron su macrotunel de pepino.

Se trata de un huerto escolar que se construyó en un espacio de la misma escuela, donde los alumnos aprenden a sembrar y cuidar las hortalizas, la próxima semana cosecharán la producción de pepino y aprovecharán para alimentarse.

Y es que el propio director de la institución reconoce que si no existe una adecuada alimentación, no habrá un aprendizaje eficaz por parte de los niños.

Por eso, Patricia Benfield se comprometió a apoyarlos con desayunos compuestos de alimentos ricos en nutrientes que este lunes comenzaron a repartirse entre los alumnos de esa primaria.