Simpatizantes de Heriberto Pazos Ortíz reciben amenazas de muerte e intimidación.

Deimos Sánchez

La dirigencia del Partido Unidad Popular (PUP) e integrantes de la Asamblea de los Pueblos Indígenas (API), denunciaron públicamente intimidación y amenazas de muerte hacia sus integrantes, mismas que fueron hechas a través de llamadas telefónicas.

Lo anterior, consideraron, es derivado de la movilización que hicieron el pasado 23 de octubre en la capital del estado, en el marco del aniversario luctuoso de su líder Heriberto Pazos Ortíz, asesinado hace ocho años.

De acuerdo a Uriel Díaz Caballero, presidente estatal del PUP, y a Santiago García Sandoval, integrante de este instituto político, estas llamadas registradas con números locales fueron hechas un día después de la marcha que realizaron el 23 de octubre en la capital oaxaqueña, donde pidieron justicia y el esclarecimiento del asesinato de su líder Heriberto Pazos, acusando al estado de ser «inoperante e indiferente» para dar con el paradero de los asesinos intelectuales.

Aseguran que de estas amenazas telefónicas ya tiene conocimiento la Fiscalía General del Estado, sin embargo, afirman que ellos, a pesar de estas amenazas, no cesarán en su lucha de exigir justicia y respeto a los derechos humanos para los pueblos a los que ellos representan.