El desastre de Oaxaca del 14 de enero de 1931 cumple 89 años

Fernanda Melchor

Un día como hoy pero del año 1931, alrededor de las 20 horas, se registraba terremoto la ciudad de Oaxaca, con una magnitud de 7.8 grados, que duró tres minutos y 10 segundos.

Su epicentro se registró en la Sierra Sur, en la zona de los Loxichas a unos 60 kilómetros de Miahuatlán de Porfirio Díaz, donde historiadores mencionan que dejó varias afectaciones, como la destrucción de un templo católico en el que habían muerto sepultados más de 50 personas.

Las consecuencias de aquella tragedia fueron terribles para la entidad, en especial para la capital pues surgió el hambre, cólera, miseria y migración masiva de muchos oaxaqueños a diferentes ciudades del país.

Cabe mencionar que el terremoto derruyó casi la mitad de la ciudad, la gente vivía en las calles ante los severos daños en casas, iglesias y edificios públicos.

Los daños en el cementerio de San Miguel, al oriente de la ciudad, llevaron a incinerar los restos expuestos de las víctimas del cólera que habían fallecido en la epidemia de la década de 1860; entre esos restos estaban los de Macedonio Alcalá, autor del vals Dios nunca muere, considerado himno regional de los oaxaqueños.

Investigadores refieren que en esos tiempos el río Atoyac que se secó durante un tiempo.

En las pocas fotografías de esos días se pueden apreciar siluetas sombrías, mujeres cubiertas con oscuros rebozos, miradas perdidas, soldados en labores de rescate sin dejar su rifle.

Algunas de las imágenes que se conocen de la tragedia fueron filmadas por el célebre cineasta ruso Sergei M. Eisenstein, que casualmente él y su equipo se encontraban rodando ¡Que viva México! en la región, por lo que pudieron realizar este corto documental llamado “El desastre en Oaxaca”.

En la cinta, Sergei M. Eisenstein, retrata la devastación dejada por el terremoto del 14 de enero de 1931, fotografiada por el cineasta incluso desde el aire, cuando el avión se aprestaba a aterrizar en los terrenos del antiguo aeropuerto.

Hoy a sus 89 años del terremoto, Oaxaca olvida la tragedia, pues son muy pocas las personas quienes tienen los recuerdos de aquel suceso.

A la fecha no se tienen datos exactos sobre las víctimas que dejó el movimiento telúrico, pero diversos investigadores e historiadores refieren que las cifras pudieron superar al menos 10 mil personas que fallecieron por diversas circunstancias como colapso de viviendas o derrumbes en las zonas montañosas.